9 dic. 2013

JUVENTUD CAMPEÓN


Tras empatar con Jorge Newbery 1 a 1 en su cancha. Juventud se consagró campeón y festejó el Clausura a lo grande


Cantando bajo la lluvia, con corazones latiendo más de la cuenta, Juventud festejó con sus jugadores, dirigentes, simpatizantes y la familia toda. También hubo una gran caravana por la ciudad.

Juventud se consagró campeón ayer del Torneo Oficial 2013 "Diego Lescano". Fue empate en coincidencia como en aquella final jugada en 1968, pero esta vez el resultado de 1 a 0 obtenido en la primera final a favor le permitió alcanzar a Juventud, con el 1 a 1 de ayer, abrazar la gloria y la copa. 
En tanto, Juventud y Racing empataron 2 a 2 en Reserva y con este resultado Racing de La Madrid se consagró campeón 2013; Gartland y Victorero anotaron para Racing y Francisco Barraza los dos goles de Juventud subcampeón.

Cantando bajo la lluvia, con corazones latiendo más de la cuenta, festejó Juventud con sus jugadores, dirigentes, simpatizantes y la familia toda. Lo celebraron como se hace con un título: con lágrimas en los ojos, con abrazos interminables plagados de significancia y como si fuese ese primer logro que nunca se olvida.

Primero con largo festejo en la cancha, luego con la copa en alto mucho más acústico para hacerlo sonar en el "Alejandro Minvielle" y luego en caravana hasta el centro de la ciudad como marca la regla.

Una final con dos equipos acostumbrados a estas instancias, que supieron compensar flaquezas con mucho amor propio, que en la primera final Juventud había sacado una luz y que en el segundo juego de ayer tuvo enfrente a un Newbery mucho más metido que le cerró caminos y que no dio tantas libertades, aunque en el global Tomás Bruseghini -el arquero de Newbery- tuvo intervenciones determinantes para que el resultado no hubiera sido otro, con tapadas formidables a Parrella y a Monclá cuando se esfumaba el partido.

La final comenzó con intensidad que se pensaba y con diferente criterio para aplicar tarjetas del árbitro Martín, que no dieron una buena señal, porque las faltas de Aguirre a Padín y la de Arrouy a San Martín eran para amonestar y nadie podía reclamar nada. Después no hubo errores para objetarle, y en el global no tuvo incidencia en ninguna acción que hubiera sido influyente en el resultado.

En lo que fue el partido y dentro de una marcada paridad, Juventud encuentra el gol, cuando Newbery había empezado a ganar esa segunda pelota de la mitad de la cancha. Llegó una falta de Gorosito a Castro a los 21 minutos de juego cerca del borde del área y el tiro libre de Monclá en diagonal llegó al primer palo para que Guillermo Castro se anticipara de cabeza y anotara el primer gol.

Golpe anímico y parecía irremontable para la visita, porque dependía mucho de Bertellys y sólo se apoyaba en el buen pie de Sebastián Arias en algún remate de pelota parada. Igualmente Newbery generó dos situaciones en dos minutos (38 y 39): la primera de Bertellys que Suárez estupendo mandó al córner, y la segunda con un tiro libre de Arias que cruzó el arco y Aguirre sólo debajo del arco no pudo empujarla.

Pero tres minutos después de esta secuencia, Newbery iba a encontrar el empate, luego de un tiro de esquina desde la derecha de Bertellys, cuando Bordacahar, en su intento de rechazar, de cabeza descolocó a Suárez y batió su propio arco.

El complemento tuvo a Juventud con dos avisos antes de los 5 minutos luego de una buena jugada combinada que remató Monclá y que Bruseghini acrobáticamente sacó por arriba del travesaño y la segunda de Parrella que dio en el palo.

Se vinieron los cambios por el lado de Newbery con Maitini, Celis y Peralta y mejoró Newbery con algunas pinceladas de San Martín que trajeron preocupación al fondo de Juventud. Para esto el local tuvo ingresos de Núñez por Terraza y Nicolás Padín por Castro, con el objetivo de tener una contra para liquidarlo pero no hallaba variantes.

Los minutos fueron teniendo su peso para ambos equipos y para la gente, cada uno con su necesidad. Newbery, en busca de la hazaña, y Juventud, con un ojo en cada despeje y con el otro dejando pasar el tiempo hasta el silbato final, que desató la fiesta en Juventud y mostró en la otra cara el buen gesto de este Newbery, que terminó el año en el pedestal al que todos aspiran y, más allá del resultado, lo hizo de pie, con su propia cantera, con su hidalguía y buscando el saludo de cada jugador albiverde.
MB
Envia las fotos que tengas con el Albinegro a cme713@hotmail.com y pronto serán publicadas
 

CLUB ATLETICO JORGE NEWBERY. Copyright 2008 All Rights Reserved Revolution Two Church theme by Brian Gardner Converted into Blogger Template by Bloganol dot com